Belleza y cosmética emocional
Cuidados

Hoy en día, el mundo en el que vivimos es un mundo que en mayor o menor medida se preocupa por el estado estético y el mundo de la belleza. Cada vez son más los que van al gimnasio para estar en forma y lucir abdomen, los que se someten a la fotodepilación láser para eliminar el bello corporal o aquellas personas que apuestan por un maquillaje diario que les permita lucir un mejor aspecto.

Las nuevas generaciones son esas que andan preocupadas por este tema en concreto, son las que marcan tendencias y ponen a la moda hábitos que, probablemente, hace años eran impensables. Al final se trata de tendencias que marca la propia generación joven y que de alguna manera, influyen en este mundo que presta especial atención a la buena imagen y al buen ver de los posts de sus redes sociales.

Podemos empezar afirmando que, en esta construcción moderna y tan ídilica del nuevo mundo, la cosmética es el vehículo a través del cual se llega a las emociones. Sin ser realmente conscientes, acabamos utilizando numerosos productos cosméticos en nuestro día a día.

Pero ¿cómo la cosmética puede llegar a las emociones? ¿De qué forma?

Como ya hemos mencionado anteriormente, la preocupación por la imagen exterior no es casualidad, no proviene de la nada. Hay un por qué. Y no es simplemente que sean modas o tendencias que están a la orden del día.

La razón real es que el estado de ánimo está directamente relacionado con nuestro aspecto físico, está relacionado con el grado de amor propio y gusto hacia nosotros mismos. Por eso en la medida que nos queramos, así nos cuidaremos, y por el contrario, el hecho de no estar a gusto con nosotros mismos provocará que disminuya la importancia de nuestro estado físico.

A esto se le conoce como Cosmética emocional, una corriente alternativa de belleza que se basa en la búsqueda y el encuentro de la felicidad. Esta corriente combina diferentes productos que tienen propiedades de aceites y esencias que aportan energía y renovación a nuestro cuerpo.
Es de esperar que tarde o temprano la cosmética tradicional acabe dando un giro a esta nueva tendencia para que los productos de belleza también regulen las emociones. Siempre de una manera responsable y saludable.

¿En qué nos puede ayudar?

A la hora de combatir las bolsas y ojeras producidas por el cansancio, en las rojeces y arrugas, o en la falta de luz. Son algunas de las tantas patologías que la cosmética emocional puede tratar de alguna forma.

Y, ¿cómo?

  • Con Vitamina C, que favorece a estimular las defensas y a la fabricación de colágeno. Por lo que aporta luz y ayuda a conseguir un aspecto más sano.
  • Dejar a un lado las tensiones y el estrés es otro punto a tener en cuenta. Haciendo deporte y a través de masajes relajantes de unos treinta minutos, no será difícil conseguirlo.
  • El olfato. Sí, el olfato influye de manera indirecta en nuestro estado de ánimo, así que no te equivocas si utilizas productos perfumados que, sobre todo, tengan compuestos de plantas o vegetales. Nos ayudará.

Cosmética, peluquería y moda, al final acaban englobando un todo: la estética.
El mundo de la estética, como hemos podido comprobar, es algo con lo que vivimos de forma interiorizada.

En Versum, ofrecemos productos con un equilibrio perfecto entre naturaleza y tecnología: un regalo para tu cabello.

¿CABELLO SECO DESPUÉS DEL VERANO? REPÁRALO E HIDRÁTALO
Cuidados